Tag Archives: Atlantis The Palm Dubai

Atlantis The Palm, el Tesoro de Dubai

 

En mi visita a Dubai, en los Emiratos Arabes, no podía dejar de hospedarme con mi familia en el hotel más sorprendente, lujoso  y divertido de la moderna ciudad, el hotel The Palm Atlantis, ubicado en la Isla de La Palmera.

Esta increíble isla artificial, una de las más grandes construídas por el hombre, es uno de los símbolos de Dubai. Tiene la particularidad que se ve desde el espacio y es admirada por todos los ingenieros y arquitectos del mundo. Es un emprendimiento inmobiliario desarrollado en el mar , un barrio súper exclusivo en forma de palmera, donde todas las casas dan al mar y tienen playa privada.
Recorrimos el camino de entrada desde el tronco de la Palmera hasta su copa, donde esta ubicado el hotel, al cual se llega por  un túnel bajo el mar. También se puede llegar por un monorail que termina junto al Parque acuático. Al llegar a su entrada comenzamos a sorprendernos, dos puertas gigantes trabajadas en hierro con el dibujo del fondo del mar se abren para ingresar al lobby del hotel.

 

En el Hotel la atención es maravillosa y expeditiva, nos recibieron y trasladaron hacia uno de los salones dedicados al chek in Vip de las suites imperiales. Así en unos pocos minutos y luego de tomar una copa de bienvenida, nos llevaron a la habitación.

 

Una lujosa suite con increíble vista al mar y a la ciudad de Dubai y por supuesto con todo el lujo y confort de un hotel 5 estrellas, donde todos los detalles están cuidadosamente estudiados para que podamos disfrutar al máximo de nuestra estadía.  

El hotel es increíble por donde se lo mire, una de sus características y lo que mas atrae a los turistas es un gigantesco aquarium con una muy rica vida marina. Entre los que se encuentran las variedades más sorprendentes que puedas imaginar, desde un pez león hasta mantas rayas, rayas látigo y toda variedad de tiburones. Esta ubicado estratégicamente en el lugar de paso obligado para ir a los restaurantes, playa y shopping del hotel, por lo que cada vez que pasábamos por ahí era imposible no parar y quedarse varios minutos observando tanta variedad de fauna marina.

Una de las cosas que más disfruto cuando buceo es poder observar de cerca todos los peces y en el Atlantis tenés la posibilidad de hacerlo cada vez que pasas por el Aquarium, lo que te hace sentir como si estuvieras buceando en las aguas de la perdida ciudad de Atlántida.

 

El hotel cuenta con 17 restaurants y 2 piletas , ademas de su playa privada , con servicio de toallas, reposeras, bar y hasta livings diseñados para poder hacer la estadía placentera hasta en el último detalle.

El primer día y ante la insistencia de Sol, nuestra hija, fuimos directamente al parque acuático Aquaventure donde hay muchas y diferentes opciones para disfrutar y bajar en cubiertas infladas por los diferentes toboganes, rápidos y ríos, allí gritos de alegría y risas son los reyes del lugar.   Al ser parte del hotel, el ingreso al parque acuático es gratuito para los huéspedes, lo que hace ideal para ir medio día o solo por momentos y así poder combinar distintas actividades en el día.   El parque de agua tiene todas las comodidades, desde lockers para guardar nuestras pertenencias, hasta piletas con reposeras para descansar mientras los chicos se divierten. Aunque les aseguro que es mucho más divertido compartir con ellos estas experiencias y disfrutar estas actividades en familia.   Hay un tobogán de mas de 30 metros que desafía a los más arriesgados.
Una vez q decidiste tirarte, todo lo que viene es sorprendente, desde la caída, hasta el túnel que pasa por medio del acuario que esta en la pileta, con tiburones y Mantas rayas. Es una atracción fascinante, tanto para los que se animan a tirarse , como para los espectadores que esperan ver la caída de cada uno de los valientes.

  Luego de un día de mucho movimiento decidimos darnos una buena ducha y bajamos para elegir entre los restaurantes que ofrece el hotel, decidimos ir al italiano Ronda Locatelli con una ambientación muy original, excelente atención y comida exquisita. Este resto se convirtió en uno de nuestros preferidos, para terminar el día. Para los que les gusta la vida nocturna, había muchísima actividad, podían divertirse y bailar en una de las discos del hotel o tomar un trago en alguno de sus magníficos bares.

  A la mañana temprano disfrutábamos del mar y la playa y cuando el sol se ponía más fuerte íbamos al spa y gimnasio del hotel, donde me sorprendí por la calidad de los equipos, todos con la mejor tecnología. Las cintas de correr y los equipos de cardio son de última generación con control de pulsos, pantallas con ingreso a internet, facebook, twitter y canales de televisión, todo esta preparado para hacer nuestra propia rutina o la rutina de un entrenador experto. Si después queríamos relajarnos podíamos pasar por el spa y hacernos alguno de sus múltiples tratamientos.


En la playa se pueden realizar divertidas actividades como salir a remar en kayaks, botes con motores eléctricos para pasear en el mar. Todo esta pensado para divertirse y si queremos descansar, podemos relajarnos en la pileta con una increíble vista a la ciudad de Dubai.

Otra de las actividades que no podíamos dejar de hacer era visitar el acuario del hotel, también incluido para los huéspedes   La entrada es como si nos sumergiéramos en el mar y cada uno de sus pasillos nos fascina con enormes ventanas que nos dejan ver los peces más sorprendentes. Todo tipo de fauna marina, meduzas rojas, peces multicolores, langostas, caballitos de mar, nos van sorprendiendo el caminar por el acuario, hasta finalizar con tres enormes peces.  

  Por supuesto algo que no se puede dejar de hacer es ir al Refugio de 4,5 hectáreas de lagos salados para nadar con los delfines nariz de botella en la Bahía de los Delfines. Disfrutar del Encuentro con delfines, nadar con ellos y aprender de su cuidado y la conservación de estos hermosos animales y su medio ambiente, es un programa único.

La experiencia en el Atlantis The Palm Dubai fue inolvidable y la pasamos tan bien que se hizo muy duro el tener que irnos, pero nos motivo a proyectar un viaje a las islas de Bahamas para conocer el otro emprendimiento del Atlantis en esa paradisíaca isla.