Querés que tus hijos hagan deportes?? Entonces no los obligues.

Los hijos y el deporte son todo un tema. Es impotante que los chicos practiquen algún deporte, porque brinda muchísimos beneficios de todo tipo, los ayuda a desarrollarse física y mentalmente, a estar sanos, a desarrollar sus posibilidades motoras, produce un aumento del movimiento coordinado, puede corregir posibles problemas físicos y por otro lado los ayuda a disciplinarse, a tener responsabilidades, a darse cuenta que sin esfuerzo no hay progreso, a seguir reglas, a superar la timidez y si es un deporte en equipo los ayuda a relacionarse con los demás.

Pero cuidado!!!!! No hay nada peor que obligar a los hijos a hacer deporte, cuanto más se lo digan, menos lo van a querer hacer!

Se los digo por experiencia propia. Nací en una familia de súper deportistas, mi papa fundador del Sic (San Isidro club), referee de rugby que además jugaba al tenis, mi mamá también deportista, mi hermano jugaba al rugby, tenis, golf y yo….la oveja negra de la familia que cuanto más me decían, menos quería hacer deportes, hasta me escondía en los baños del Sic cuando mi papa me anotaba en las carreras de natación!!! Recién a los 28 años empecé a tomarle el gusto a los deportes.

Por eso a mis hijas jamás las obligué a hacer nada, lo que hice fue compartir con ellas mi deporte, siempre me acompañaron, en las carreras estaban siempre en las llegadas, me ayudaban con la preparación de los equipos y todavía hoy, Sol mi hija mas chica, lo sigue haciendo.

Es importante que ustedes hagan deportes y que le trasmitan ese amor a ellos, pero sin obligarlos ni presionarlos.

Los chicos tienen que disfrutar, tienen que hacerlos con ganas, por eso es importante que ustedes les den la oportunidad de conocer diferentes deportes y que ellos encuentren uno que les guste y ahí sí, necesitan sentirse apoyados y acompañados por ustedes.

Hay tiempos para todo y no hay que presionarlos. Me paso que nos anotamos con mi hija en una carrerita de 3 kms., parecía un programa muy divertido, pero en realidad termino siendo una tortura. A los 2 minutos de largar empezó a quejarse que no podía, que no le divertía, etc, etc. Por supuesto aproveche a decirle que si decía eso seguramente no íbamos a terminarla, que le cambie la onda, que disfrute que estábamos juntas haciendo algo divertido, que si ella se lo proponía íbamos a llegar y finalmente pudimos terminar la carrera.  la felicité pero le dije “ asi no corro mas, el día que vos tengas ganas me decís y volvemos a correr, pero otra vez asi no!!“

Pasaron 2 meses y me invitaron a una carrera de Unicef por los chicos y ella sola me dijo que quería acompañarme y fue increíble el cambio, corrió contenta, nos reímos y divertimos toda la carrera.

Hay algunos padres que pretenden que sus hijos hagan todo lo que ellos no hicieron y también están los que los obligan a ganar y a ser los mejores que por supuesto, es un gran error!!!!! Los chicos tienen que disfrutar lo que hacen sin importar los resultados, lo único que importa cuando son chicos es que se diviertan!!!

Be Sociable, Share!