Así viví “La Misión Race” una de las mejores carreras de trekking del mundo.

 

Es difícil contar en pocas palabras todo lo que viví en una de las carreras que más me gusta correr.

Formamos el equipo “Banco Hipotecario” junto a Fernando Aparo, un excelente corredor que siempre finaliza entre los primeros lugares, pero que a veces le gusta correr tranquilo y disfrutando el recorrido, como lo hago yo. Corrimos juntos Tierra Viva 2008 y La conquista de tu cumbre en Cumbrecita 2009.

El trekking en montaña es una de las disciplinas que más me gusta, realmente disfruto mucho caminar por los valles, los filos, los bosques, los senderos, cruzar ríos, ver atardeceres y amaneceres. Mi filosofía en estas carreras de trekking largas, es por supuesto terminar la carrera lo mejor posible, pero también poder disfrutar los paisajes de la Patagonia, caminar por lugares increíbles que de otra manera no podría conocer y como seguramente nunca mas volveré ahí, si veo un paisaje lindo, paro y saco fotos, aunque eso me atrase algún puesto.

Llegamos a Villa la angostura justo para la reunión de corredores, que fue la tarde anterior a la carrera. Había muchísima gente y es muy lindo encontrarse con amigos de diferentes provincias y de otros países y además conocer a corredores que corrían su primera Misión!

El Guri Aznares y Veronica Astete, organizadores de la carrera , trabajan durante todo el año armando el recorrido para que esta carrera sea la mejor.

La largada fue el 1 de diciembre, a las 12 hs. Y a pesar de la llovizna, reinaba un clima de alegría y solidaridad muy lindo, todos deseándose suerte y todos felices por comenzar con este nuevo desafío que siempre es una nueva aventura por vivir. Nos esperaban 150 kms por recorrer, descubriendo los más lindos lugares de la Patagonia.

Los primeros kilómetros fueron por las calles del pueblo, donde había muchísima gente alentándonos.

A medida que íbamos ascendiendo, el clima se iba poniendo más feo y más frío. De pronto empezó a soplar un viento helado con ráfagas de 130 kms por hora!! Era casi imposible caminar sin que te tire, asique teníamos que agarrarnos para poder avanzar. Empezó a neviscar y el frío te penetraba hasta los huesos. Lo único que queríamos era salir de ahí, asi que caminamos lo más rápido que pudimos hasta que llegamos a los medios de elevación para empezar a bajar por diferentes senderos para llegar cerca del pueblo donde marcamos el PC1. Desde allí el camino nos llevo a un sendero que empezó a ascender por un valle muy largo con 600 mts de desnivel. Veníamos a muy buen ritmo, todavía no habíamos hecho ninguna parada y la adrenalina de las primeras horas de carrera me mantenían bien arriba. Llegamos a la salida del bosque donde teníamos que ascender hasta la cumbre del cerro Newbery.

Ya era de noche y si pensábamos que había estado duro en la cumbre del Vayo, ahora era IMPOSIBLE!!! Las condiciones eran realmente EXTREMAS!!! Muchísimo frio, muchísimo viento, el terreno casi vertical, y de noche sin ver más allá de la luz de nuestra linterna frontal. Realmente una experiencia fuerte!!!

Muchos equipos sin experiencia no se animaron a subir y pasaron la noche abajo. Hicieron muy bien porque en esas condiciones tenes que saber que hacer y que no, por ejemplo, que si tenes frío no podes parar, tenes que tratar de ir lo más rápido posible para llegar a la cumbre y bajar lo más rápido posible.

Cuando llegamos a un lugar más reparado y nos relajamos un poco, sentí que se me había acabado la energía!! No podía mas y ahí me di cuenta que casi no habíamos parado desde que arrancamos la carrera. Fue un error de parte mía porque cuando me di cuenta me costó mucho mas recuperarme.

Toda la bajada me costó mucho, paramos a dormir 15 minutos y seguimos hasta el campamento PC2 que estaba en la ruta sobre el lago.

Llegamos a las 7.30 de la mañana, comimos, dormimos 2 horitas y a las 11 am arrancamos rumbo a los próximos 120 kms restantes.

Es increíble como el cuerpo se recupera con sólo un par de horas de descanso. Salimos como nuevos totalmente recuperados y a muy buen ritmo.

Nuevamente caminamos por un valle muy lindo hasta el CPO Mallín de las Nieblas, donde paramos 5 minutos, comimos unas barras y seguimos por uno de los paisajes más lindos de la carrera. Un mallín con una vista increíble de los cerros. El camino fue bordeando el río Minero por 15 kms, hasta llegar al PC3 Campamento 2 .El Guri Aznares, organizador de la carrera, ya nos había avisado que ese camino era interminable y que teníamos que mentalizarnos para llegar. Cuánta razón tenía!! Nos empezamos a cruzar con los corredores que estaban volviendo, muy divertido porque nos encontrábamos con amigos y parábamos unos segundos, nos contaban como estaban, veíamos como estaban ubicados y nos decían cuánto tiempo nos faltaba para llegar al Camp.

Se hizo de noche, y era torturante ver las lucecitas a lo lejos y cada vez más lejos, y cuando pensábamos que estábamos por llegar, veíamos más luces, más lejos!! Y el sendero eran subidas y bajadas y subidas y subidas y subidas!

Finalmente llegamos al campamento 2 donde nos esperaba una buena hamburguesa!! Pensábamos dormir ahí otro par de horas, pero hacia muchísimo frio y nada más que pensar en dormir allí con tanto frío, nos hizo decidir seguir caminando y bajar hasta un lugar más reparado para dormir sin frío.

Estábamos realmente muy cansados y nos costaba mucho seguir caminando, pero ahí es donde entra la mente a vencer al cansancio y nos pusimos a charlar para distraernos y así llegamos al puesto medico, donde había un fogón increíble, el lugar ideal para dormir. Fer fue al río a buscar agua y comimos una comida deshidratada riquísima. Pusimos las bolsas de dormir cerca del fuego y como eran las 2 de la mañana, decidimos dormir hasta las 5 porque nos esperaba el último día muy duro y la idea era terminar la carrera antes de la noche.

Esas 3 horas de sueño fueron totalmente renovadoras, salimos al sendero y nos cruzamos con muchos corredores que estaban yendo al campamento 2

Estábamos felices porque ya nos faltaban los últimos 50 kms de carrera, ya la teníamos. Desandamos el sendero del arroyo Minero, atravesamos un bosque de cañas, cruzamos 100 veces el arroyo La Negra y ascendimos a la cumbre del cerro Newbery donde pudimos disfrutar de una de las vistas más maravillosas de la cordillera de los Andes. Ese era el lugar perfecto para sentarse un rato, disfrutar y sacar fotos. No me importo nada que nos pasaran varios equipos, porque ese es el motivo por el que me gusta participar de estas carreras, para conocer lugares como este. Twiteamos desde ahí, sacamos muchas fotos y cuando empezamos a bajar, me doy vuelta y veo imponente el cerro Tronador a nuestras espaldas. Impresionante!!! Estaba feliz de estar allí y poder disfrutar esos paisajes. Pobre Fer el no esta acostumbrado a parar y sacar fotos, pero me reconoció que valía la pena hacerlo, porque nunca mas volves a esos lugares y vale disfrutarlos.

Pudimos ver todo el valle por el que habiamos caminado tantas horas. Tuvimos suerte porque si hubiésemos pasado de noche por ahí, nos perdíamos estos paisajes.

Ya estábamos a pocos kms de la llegada y era todo en bajada. Llegamos al último PC más relajados, y después de parar 5 minutos salimos felices rumbo a la llegada. Al rato Fer siente que se le estaba hinchando un ojo, había acariciado un perro en el PC y le dio alergia, se tomo un par de antialérgicos, pero no solo no le aflojaba, sino que se le empezó a hinchar el otro también, y cada vez se le hinchaban más. Me preocupe mucho porque me dio miedo que la alergia le cierre las vías respiratorias. Fer también estaba preocupado y la única solución era llegar lo más rápido posible para que lo vea un medico.

No se imaginan lo rápido que hicimos esos últimos kilómetros!! Ahí comprobé como la mente influye porque estaba muy cansada y a pesar de eso, camine mucho más rápido de lo que podía. Lo único que me importaba era llegar y que lo vea un médico.

El camino fue casi todo en bajada aunque tenía varias subidas en los cañadones, que me costaban mucho, por momentos no daba más, pero el objetivo era llegar rápido.

Llegamos a la ruta y todavía nos quedaban los últimos 6 kms hasta la llegada. Fer tenía los ojos cada vez mas hinchados, nunca camine tan rápido!! Ya ahí empezamos a emocionarnos porque todos los autos que nos cruzaban nos tocaban bocina.

Finalmente entramos al pueblo y vimos la llegada!!!! Que emoción!!!! Cruzamos el arco contentísimos por haber podido terminar La Misión!!!! Estábamos muy felices y habíamos hecho una muy buena carrera, llegamos de día a las 20hs.

Fue una carrera increíble, más de 500 corredores, de los cuales terminaron un poco menos de la mitad.

Hay historias con alegrías y otras con la tristeza por haber abandonado, pero en todas el común denominador es la aventura vivida por participar en esta carrera considerada como una de las mejores carreras de trekking del mundo.

Be Sociable, Share!

10 thoughts on “Así viví “La Misión Race” una de las mejores carreras de trekking del mundo.”

  1. Que envidia!!! espero algun dia poder llegar a correr todas estas carreras y poder vivir esas experiencias

  2. Que buen relato, yo era el que estaba por subir con la calza corta al Newbery, cuando me preguntaste si pensaba subir así recapacite y me puse el cubre pantalón, menos mal que lo hice porque hacia bastante frío. Nosotros llegamos dos horas después que vos a la Villa, realmente una carrera agotadora. Saludos

  3. hola!! si que buena carrera y que suerte que te abrigaste!!jajajaja espero vernos en otra !! beso y felices fiestas!!!

  4. hola virginia. Corri esta edicion por primera ves junto a un amigo de carreras pero tuvimos que abandonar en el camp 1. Leyendo tu relato me vuelven las ganas por ir a la proxima. coincido con esos momentos que uno se puede sentar y disfrutar del impresionante paisaje que este pais nos brinda y que la gente no puede o no sabe valorar. Saludos

  5. Hola Marcelo
    no dudes en volver a correrla porque a veces reconozco que el camino es muy duro y se hace dificil llegar, pero es tan grato el sentimiento cuando cruzas la linea de llegada que en ese mismo moemnto te olvidas de todos los momentos dificiles y lo unico que recordas son todos los buenos. Para mi cada carrera es un aprendizaje, una historia de vida, en cada carrera aprendo algo diferente, que despues tambien me sirve para la vida. Siempre se puede< el tema es saber que podes y eso solo lo sabes cuando no abandonas.
    Acordate que la cabeza es mucho mas fuerte que el cuerpo y hay muchas carreras que solo la mente te hace llegar.
    Te veo en la proxima!!!! Feliz anio!!!

  6. Virginia este año fue la primera vez en mi vida que realice trekking de montaña como turista y me encanto. Busque una carrera en la montaña y encontré esta. No soy una maratonista (ajajajaj)pero me encanta la aventura. Participo en carreras de aventura cortas y disfruto cada lugar por donde paso. Buscando fotos y videos de la misión te encontré. Me encantaría poder realizarla en un futuro. Por ahora comenzare con la short misión para probar mi resistencia. Después de grande se me da por cosas locas pero fascinantes. Gracias por el relato de tu experiencia; es como estar ahí. Saludos!!!!

  7. Heya i am for the first time here. I found this board and I to find It truly helpful & it helped me out a lot. I hope to offer one thing again and aid others such as you aided me.

  8. I’m not that much of a online reader to be honest but your sites really nice, keep it up! I’ll go ahead and bookmark your site to come back later on. All the best

Leave a Reply

Your email address will not be published.